Cómo lavar

Cuida tus prendas de lana

Norit_delicado_mano-+maquina_AZULLa lana es una de las fibras naturales más utilizadas en Europa desde hace siglos. Se obtiene del pelo suave y rizado de cabras y ovejas principalmente.  En función de la raza del animal y de la ubicación del vello se obtienen diferentes calidades (más finura y longitud), por ejemplo la lana Merino.

La fibra de lana se caracteriza por su superficie de escamas y su interior lleno de canales. Estas proporcionan un buen aislante térmico debido a las cámaras de aire dentro de la fibra. Es una fibra que absorbe y expulsa con facilidad la humedad, mantiene la elasticidad y posee una buena extensibilidad.

Por su capacidad de aislamiento, la lana es un material que suele utilizarse en la confección de jerséis de invierno, bufandas, prendas de abrigo o incluso trajes de invierno y chaquetas. También se utiliza para textil hogar; mantas y alfombras

Pero la lana tiene el problema del encogimiento y el frisado (en inglés pilling), pequeños nudos o bolitas que se forman en la superficie del tejido, se producen debido a la fricción de escamas entre fibras.

Consejos para lavar la lana

lavar-prendas-de-lanaSi el tejido es muy abierto o hilos muy finos, mayoritariamente en jerséis, se recomienda que el lavado de la lana se haga a mano, con el agua a un máximo de 30ºC y utilizando un detergente con fórmula neutra como Norit Mano, para evitar encogimientos.

Si son otras aplicaciones, por ejemplo, textil hogar, se puede lavar a máquina con el mismo cuidado que si la lavaras a mano, utiliza Norit Máquina, que cuida su aspecto y color original manteniendo las prendas suaves y agradablemente perfumadas. Selecciona un programa corto, a 30ºC y sin centrifugado. Al sacar las prendas puedes envolverlas en una toalla para eliminar el exceso de agua. Sécalas siempre en horizontal, sobre una superficie plana, encima de una toalla. Evita exponer la ropa al sol en su secado, podría deteriorar sus fibras. No utilices nunca secadora ya que puede provocar más encogimientos.

Aprovecha para planchar la pieza de ropa cuando aún esté húmeda, aunque recuerda que muchas prendas de lana no requieren planchado. Si es necesario, realiza el planchado a una temperatura inferior a 110ºC o 150ºC.

Para guardar la ropa de lana que ya no vas a utilizar, asegúrate que está completamente limpia y seca antes de almacenarla durante largos periodos.

Usa  productos antipolillas como las Bolsas Orion Antipolillas, que protegen las prendas de forma continua evitando así que los insectos puedan deteriorar las fibras.

Producto recomendado

También te puede interesar