Cómo lavar

Cómo cuidar tu ropa de viscosa o rayón

norit-delicado-mano-maquina

¿Qué es la viscosa?

La viscosa, también denominada rayón, es la primera fibra artificial celulósica y una de las que más se utilizan en la confección de prendas en todo el mundo (blusas, vestidos, lencería, corbatas y hasta ropa deportiva o de cama). Brillante como la seda, se fabrica a partir de la celulosa que se extrae de la madera y se caracteriza por su alta transpirabilidad.

Cómo lavar viscosa o rayón

Si no se lava correctamente, la viscosa es muy sensible a que se encoja. Si quieres  que tu ropa siempre esté impecable y evitar el encogimiento de este tejido, sigue estos pasos:

  1. Antes de nada, revisa la etiqueta de cuidado de la prenda. Algunas prendas de viscosa no son lavables, por lo que debes asegurarte antes de proceder a hacerlo o podrías dañarla.
  2. La ropa de rayón o viscosa es muy frágil cuando se humedece, por eso te recomendamos que la laves a mano, siempre que puedas.
    Si lavas la ropa de viscosa a mano:
    Coge un balde, llénalo de agua fría y añade la dosis recomendada de Norit Mano: gracias a su fórmula neutra mantendrá el aspecto, la suavidad y el color de la prenda.
    Recuerda que nunca debes retorcer o escurrir este tipo de prendas, ya que puedes dañar sus fibras.
    Si vas a lavar la viscosa en la lavadora:
    Aprovecha para hacerlo junto con otras piezas de ropa similares, que necesiten un cuidado especial y así evitar los roces y desgarros.
    Pon la prenda de viscosa en una bolsa de tela para el lavado: de esta manera quedará limpia pero protegerás el tejido en todo momento.
    Selecciona un programa con un ciclo especial para ropa delicada, siempre a baja temperatura, y añade la dosis recomendada de Norit Máquina: su suave fórmula protege las fibras, los colores y la forma. Además deja un agradable olor sin necesidad de usar suavizante.
  3. Antes de secar la prenda, sacúdela cuidadosamente para así quitarle la humedad; también puedes optar por enrollarla en una toalla seca. A continuación, colócala en una superficie plana para su secado. Te recomendamos evitar la secadora ya que el tejido podría deteriorarse.
  4. Por último, plancha la ropa siempre del revés para evitar dañar las fibras y crear brillos desagradables en las prendas. También puedes humedecer la prenda ligeramente y colocar un paño blanco entre la superficie caliente de la plancha y la prenda: de esta manera protegerás el tejido.

Si sigues estas recomendaciones mantendrás tus prendas de viscosa como el primer día.

Producto recomendado

También te puede interesar